Zona Norte Grande

CUADRANTE SECRETARIADO DIOCESANO
calama@cursillosdecristiandad.cl 
NombreServicio
Yolanda Olivares Díaz y Hugo Orellana AstudilloPresidentes
Renzo Martínez RamírezAsesor Diocesano
Verónica Angulo YucraVocalía Piedad
Francisco Torres RojasVocalía Piedad
Ruth La Vía GalarceFormación y Estudio
Pedro Hurtado HernándezFormación y Estudio
María Teresa Valenzuela CofréFormación y Estudio
Eduardo Álvarez HernándezFormación y Estudio
Waldo Borjas MonteroVocalía Comunicaciones y Solidaridad 
Lucía Vega ArayaVocalía Tesorería y Finanzas
Yolanda Olivares DíazVocalía Secretaría
Camilo Ramírez  BarreraCoordinador de Animación y Folklore

Movimiento Cursillos de Cristiandad – Diócesis San Juan Bautista Calama

El Movimiento Cursillos de Cristiandad en la Diócesis San Juan Bautista de Calama se inicia con la llegada de cursillistas de otras ciudades a comienzo de los años 80. Entre ellos José Riquelme con Marta Escárate, Leonardo Valdivia con Vilma Huerta, y el Padre Carlos Pérez G., juntándose hasta tomar contacto con Sonia y Andrés Arce, Presidentes MCC Antofagasta en Septiembre de 1985, logrando enviar a los primeros calameños y calameñas a vivir cursillo en Antofagasta. En marzo de 1986 se integra Raúl Carrillo con Raquel Sepúlveda y Raúl Lanas con Amelia Collao. El Señor silenciosamente hacía su trabajo despertando en ellos el interés de traer el movimiento a Calama.

El 29 de mayo de 1986, en la Gruta de Lourdes, forman una directiva provisoria encabezada por el matrimonio Raúl Carrillo con Raquel Sepúlveda y el Padre Carlos Pérez G. como Asesor Espiritual. Ya organizados, envían a la Asamblea Nacional (6 y 7 de diciembre en Antofagasta), al hermano Archibaldo Garrido con la misión de explicar el interés de organizarnos como MCC, ocasión en la que la Asamblea Nacional reconoce como “Pre-Secretariado” a la directiva de Calama.

El año 1988, con el apoyo de Antofagasta, Calama realiza sus primeros cursillos en la Casa de Retiro Nuestro Señora de la Merced, Varones Nº 1 en agosto y Damas Nº 1 en septiembre.  Director Espiritual fue el Padre Octavio Carrasco, Mercedario. Con el primer cursillo de varones, el día 15 de agosto de 1988 se instaura como fecha oficial del inicio del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en Calama.

En 1989 el Padre Guillermo Cartes, Mercedario, asume como Asesor Diocesano, dándole un gran impulso al movimiento tanto así que, en octubre 1990, la XIX Asamblea Nacional Osorno reconoce a Calama como Secretariado. El matrimonio Raúl Lanas con Amelia Collao asume como primeros Presidentes del Secretariado Diocesano (1990-1992). Desde 1990 hasta el 2022 han transcurrido 13 periodos de Secretariados Diocesanos con varios matrimonios que han tenido la responsabilidad de ser los primeros servidores en este llamado del Señor, acompañados por distintos sacerdotes como  Asesores Diocesanos.  Actualmente esta responsabilidad la tiene el Matrimonio Hugo Orellana con Yolanda Olivares, acompañados por el Padre Renzo Martínez R. como Asesor Diocesano.

A la fecha el MCC Calama ha realizado 38 cursillos de varones y 39 cursillos de damas.  En este peregrinar, los distintos Secretariados, según lo vivido en su realidad temporal, han dado siempre lo mejor para el Señor organizando cursillos, ultreyas, retiros y jornadas, para formarnos en Cristo como modelo de dirigente, con fidelidad a nuestro carisma, mentalidad, método y finalidad, velando por no caer en desviaciones que nos alejen del método y de Cristo como centro de nuestro actuar.

Con la fortaleza que nos da el Señor y la protección de la Virgen Guadalupe de Ayquina el MCC Calama ha logrado superar con fe y esperanza los obstáculos en este peregrinar, estallido social a fines del 2019 y la pandemia Covid19 de los años 2020, 2021 y 2022, que sin duda han afectado nuestras vidas en todo ámbito, en lo familiar, social, laboral, eclesial y también como movimiento.

El Movimiento Cursillos de Cristiandad de Calama sigue trabajando en su misión evangelizadora como movimiento en salida, junto a nuestra Iglesia y al llamado de nuestro Obispo cursillista Monseñor Oscar Blanco M.  “Es preciso que Él crezca y que Yo disminuya”.

¡De Colores!